Wine & Dine

Temperatura ideal para servir cada tipo de vino

temperatura-vino-1

Degustar tu vino favorito puede ser uno de los mayores placeres que puedes darte, porque te da un momento de relajación en medio de la prisa cotidiana en la que vives. Pero, ¿sabías que es muy vital la temperatura en la que te sirves esta bebida, para que lo sientas exquisito?

Además de la temperatura adecuada, necesitas elegir las copas apropiadas, como también la etiqueta de tu predilección. Estos factores influyen para que disfrutes de un buen vino.

Cuando eliges la botella, es preciso que sepas qué tipo de vino has elegido para considerar a qué temperatura debes disfrutarlo. Esta puede cambiar de manera significativa el aroma y su sabor.

Algunos expertos en catar vino confían, en que desde el instante que tocas la botella con tus manos y llevar un poco de vino para degustarlo, son dos tips clave para confiar si este tiene la temperatura adecuada. En la actualidad, se manejan otros parámetros como las llamadas climatizadoras, que ayuda a mantener en su temperatura y propiedades correctas a esta bebida. Por lo general, los catadores concuerdan que el vino blanco, por ejemplo, se sirve más fresco que el vino tinto.

Si sirves un vino muy helado, al primer contacto con la temperatura ambiente donde tengas la fiesta o reunión, puede cambiar sus propiedades en sabor y cuerpo. ¿Por qué razón? Según la experta Verónica Gurisatti, “a mayor temperatura los aromas del alcohol y el azúcar se evaporan mucho más rápido y se neutraliza el sabor”.

Te compartimos las temperaturas ideales para servir el vino, según su clase:

Vino Intervalos de temperatura
Espumante 6°C a 8°C
Blancos jóvenes 7°C a 10°C
Cosechas tardías 8°C a 12°C
Blancos de guarda 10°C a 12°C
Rosados 10°C a 12°C
Tintos de guarda 16°C a 20°C
Fortificados 18°C a 20°C

El calor es una espada de doble filo cuando sirves el vino, debido a que si bien el aroma se percibe mejor, puede acentuar la acidez. Así que recuerda servir el vino blanco en frío para que no sientas mucho la acidez. Logra esa temperatura ideal, colocando la botella en una cubetera o hielera de metal para que se torne refrescante, déjalo por unos 10 o 15 minutos.

Y si es un vino añejo, déjalo a temperatura ambiente sin descorchar la botella, que no supere los 22°C. Si sirves esta clase de vinos para temporadas de verano, hazlo un poco más fresco de lo habitual.

Así que ya sabes, considera estas recomendaciones y disfrutarás el placer de beber vino. ¡Salud!

UNDER THE ROOF