Inner Spaces

La psicología del color en casa

banner

¿Has escuchado de la psicología del color? ¿Sabías que ciertas tonalidades pueden irritarte o, por el contrario, relajarte y calmarte?

La psicología del color permite analizar el efecto del color en la percepción y la conducta humana, aunque no lo creas los colores inciden en la manera en la que percibimos el entorno, en el estado anímico y en la estimulación de los sentidos.

Por ello son muchas las empresas y profesionales, que aplican estratégicamente a sus negocios, logos, productos, vestimenta etc, este concepto del color.

Así que porque no usar la psicología del color a favor nuestro implementándolo en la decoración de nuestro hogar.

A continuación te presentamos de qué manera seleccionar el color o colores más adecuados para cada una de las estancias de la casa, brindándole una adecuada estética, pero sobre todo para estimular los sentidos y favorecer nuestro bienestar.

Salas colores cálidos, en tonos amarillos y rojos claros.

La sala de estar es un lugar para descansar, para compartir con amigos y familias por eso es recomendable usar colores cálidos, que te hagan sentir a ti como a tus invitados, en su propio hogar, por eso los tonos provenientes del amarillo, sin ser muy fuertes pueden ser favorecedores, pues crean la sensación de iluminación natural, y es muy favorecedor si el espacio de la sala es pequeño, así mismo puedes optar por accesorios en tonos rojos para combinarlos con el resto de la sala, el color rojo es un estimulante que ayuda a mantener un buen estado anímico, por lo que si vas a usarlos hazlo con moderación, incluyéndolos en elementos pequeños o rincones determinados.

Cocina y comedor, colores en tonos rojizos, azules o verdes.

El color rojo estimula el apetito, es muy vibrante y lleno de vida, que mejor opción que plasmarlo en la cocina o el comedor pues son lugares en donde siempre hay mucha actividad.

Pero si prefieres tranquilidad para cocinar, lo mejor sería que pintes tus paredes en tonos de azul claro o verde menta.

Baño o el estudio, colores blancos ó azules.

Los tonos en blanco y el azul reflejan pureza, limpieza y, además, estimulan el intelecto, por eso son ideales para estas zonas de la casa, la zona de estudio, en la que trabajas, realizas tareas actividades o proyectos, debe ser un espacio tranquilo, que transmita un buen estado de ánimo y creatividad, por eso estos colores le vienen muy bien, al igual que el baño una zona que debe verse siempre limpia y pulcra los tonos azules te ayudaran a reflejar eso.

Si crees que al pintar de estos colores estos espacios se verán demasiado simples puedes incorporar colores más llamativos en elementos decorativos, creando así un espacio más personal y acogedor.

Cuarto, tonalidades rosadas, derivados del naranja y blanco.

Para la habitación del cuarto se debe crear un espacio que refleje comodidad, confort y sensación de tranquilidad, en este caso es ideal usar colores en tono rosa pálido, pero si quieres crear un ambiente más romántico los colores derivados del naranja como el color durazno y el salmón, pueden generan la sensación de fraternidad y unidad, además están vinculados al trabajo en equipo.

Por otro lado también puedes optar por los tonos blancos que crean sensaciones de paz y tranquilidad, es el color más puro, más espiritual más inocente y pacífico, por eso da armonía y felicidad.

UNDER THE ROOF