Wine & Dine

Recetas con vino

vinos-acomoañamiento

Sin duda las recetas con vino saben mejor, vinos tintos, blancos y rosados, cavas secos o dulzones, guarniciones, postres o asados, el vino les aporta un saber diferente y único a cada platillo, representa más que un complemento en la cocina, es el ingrediente perfecto en muchas recetas.

Para la cocina sin duda debes usar un buen vino un adjetivo que no es sinónimo de “caro” sino más bien de “rico”, es decir debe tener un delicioso sabor.

El vino es muy usado para marinar las carnes y para elaborar salsas, y aportarle sabores, aromas, texturas y matices provenientes de los minerales y ácidos que contiene el propio vino, estos tienen la característica de intensificar el sabor de los platos además de ayudar a los alimentos a soltar sabores.

Los vinos rojos secos le otorgan color a las comidas, mientras que los vinos blancos le brindan un toque de acidez necesario en algunas preparaciones. Los primeros son mejores para utilizarlos en salsas de tomate con carnes rojas y los segundos son ideales para salsas de crema, carnes blancas, pescados y mariscos.

En el siguiente artículo te proponemos ideas de cómo puedes usar los diferentes tipos de vinos para crear platillos exquisitos.

Tipos de vinos
Vino tinto:

Se usa principalmente para la carne roja sobre todo para cocinar platos de ave, conejo y cerdo, además de salsas de tomate para pasta o pizza. Para recetas que están hechas de salsa de tomates que tienen gran acidez exigen vinos más dulces, así se compensa el ácido, teniendo que añadir menos azúcar en la salsa.

También es ideal para cocinar manzana, piña, pera, frutas cítricas, vainilla, caramelo, aceitunas y hongos.

Los vinos dulces:

Dan un toque muy especial a los guisos de carne cordero o cerdo. También los vinos dulces contienen más azúcar, así que funcionan mejor con platos que por naturaleza deben tener un sabor dulce.

Vino blanco:

Te brinda un toque a hierbas frescas lo que le da un excelente sabor a cualquier plato, por otro lado, si la receta es de sabores fuertes, picantes o condimentados, los mejores vinos para cocinar son los blancos más aromáticos.

También es ideal para cocinar manzana, piña, pera, frutas cítricas, vainilla, caramelo, aceitunas y hongos.

Recetas de cocina con vinos:

Pinchos de carne con salsa de vino tinto

Ingredientes:

  • Vino tinto
  • Carne
  • Cebolla
  • Aceite
  • Tomillo
  • Maicena
  • Agua
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

Comienza por cortar la carne en tiras gruesas intentando que queden del tamaño de un dedo. Luego coloca la carne en los pequeños palitos de brochette, previamente humedecidos, y apártalos en un plato.

Pica la cebolla en trozos pequeños, saltéalas con sal y pimienta en una sartén a fuego moderado con aceite de oliva. Revuelve con una cuchara de madera hasta que la cebolla se encuentre dorada y tenga buen aroma.

Una vez que comiencen a largar su jugo, agrega el tomillo y continúa revolviendo. Agrega el vino tinto y deja que hierva a fuego bajo por 5 o 10 minutos. Pasa la salsa por un colador fino para quitar la cebolla y el tomillo.

Disuelve un poco de maicena con agua y agrégala a la salsa. Revuelve hasta lograr la consistencia deseada. Finalmente coloca un poco de aceite sobre otra sartén y saltea la carne agregando sal a gusto. Cuando los pinchos de carne ya estén cocidos, colócalos sobre pequeños vasos, agrega un poco de la salsa previamente calentada y ¡Listo a disfrutar!

Peras al vino tinto

Ingredientes:

  • 4 Peras
  • 750 ml de Vino Tinto
  • 50 gramos de Azúcar Blanca
  • 50 gramos de Azúcar Moreno
  • 3 Ramas de Canela

Para la salsa de vainilla:

  • 200 ml de Leche
  • 200 ml de Crema de Leche
  • Una cucharada de Extracto de Vainilla
  • 3 Yemas de Huevo
  • 50 gramos de Azúcar
  • Una Pizca de Sal

Preparación

Pelar las peras quitándole la cascara para que no se nos oxiden mientras las pelamos, ir poniéndolas en un bowl con agua en el que habremos exprimido medio limón. Si no se quedan de pie se le puede cortar un poco la base.

Poner a calentar en una olla el vino tinto junto al azúcar y las ramas de canela. Cuando esté caliente y se haya disuelto el azúcar agregar las peras para que empiecen a cocerse y una vez que empiece a hervir bajar el fuego. Las tendremos aproximadamente entre 35 y 45 minutos y cada 5 minutos darlas vuelta para que el color sea uniforme. Para saber que están listas simplemente pincharlas con un cuchillo y hay que llegar fácilmente al interior.

Cuando estén listas retirar las ramas de canela y sacar las peras. Para reducir la salsa ponerla a fuego alto aproximadamente 10 minutos, dependerá de cómo la queramos de espesa recordando que al enfriarse espesará más.

Para la crema de vainilla colocar en un bowl la leche junto a la crema de leche y la cucharada de vainilla. Por otra parte en un bowl batir las yemas junto al azúcar y no dejar de revolver para que no salga la costra sobre las yemas. Cuando la leche se haya calentado vertir un poco sobre las yemas y continuar revolviendo.

Una vez que la mezcla esté homogénea volver a volcarla sobre el bowl y seguir removiendo con una varilla para que no salga ningún grumo, poco a poco la salsa irá espesando. Cuando esté casi lista colocarle la pizca de sal.

Servir las peras y encima colocarle el almíbar de vino tinto con la crema de vainilla calientes.

UNDER THE ROOF