Office Hours

El equilibrio entre tu vida laboral y tu vida de mamá

destacada

Claro que ser mamá no es fácil y más cuando tienes que rendir en el trabajo día a día, mantener un equilibrio entre ambas cosas puede resultar un tanto caótico, pero no es imposible lograrlo.

Lo que si debe estar claro, es que el equilibrio llegara cuando seamos firmes y sepamos decir no, priorizar y aprender a administrar ciertos esquemas mentales negativos, tales como el sentimiento de culpa, esto es necesario pues al ser madre se quiere hacer muchas cosas a la vez y sobre todo solventar los problemas de los hijos y brindarle todo lo que ellos necesitan, pero muchas veces terminamos olvidándonos de nosotras.

Por ello a continuación te ofrecemos algunas recomendaciones que puedes implementar para acoplar tu vida de trabajo con ser madre:

Sin culpas

Muchas madres se culpan porque deben dejar a sus pequeños con otra persona, sea la abuela un cuidador o en la guardería, este es un sentimiento común, sin embargo deben estar conscientes de que es necesario como parte de salir adelante, piensa en cómo el papel que tienes como trabajadora está beneficiando a tu familia. Tal vez gracias al dinero que estás ganando puedas mejorar la calidad de educación para tus hijos o puedes mantener las prioridades económicas familiares bien cubiertas.

Por ello es necesario la organización para poder tener el tiempo para dedicárselo a ellos como para no descuidar el trabajo o a ti misma, y recuerda no debes culparte muchas madres necesitan malabarear el tiempo, muchas madres necesitan esforzarse en el trabajo para que sus hijos se encuentren bien y su eres una debes estar orgullosa de eso.

Ser realista

Tienes que ser realista acerca de la cantidad de trabajo que puedes sacar adelante si por ejemplo trabajas desde casa y te toca al mismo tiempo cuidar de tus hijos. Si en caso trabajas fuera de casa es importante marcarte objetivos claros y realistas que puedas alcanzar en cada jornada de trabajo, también es bueno que lo comuniques y compartas con tus jefes y colegas para que estén conocedores de tus actividades y de los asuntos que se te pueden presentar siendo madre.

Algunas mamás que trabajan desde casa aprovechan al máximo las horas en las que sus hijos están descansando para avanzar en sus proyectos, responder llamadas o cualquier otra actividad que necesite toda su concentración.

Dedícate tiempo

No te olvides de ti misma, cuando estas pendiente de los demás cuidando a tus hijos y dedicándole el resto de tiempo al trabajo, te estás abandonando, además de que tu salud puede ir deteriorándose, afectando por completo tu imagen lo cual puede provocar que tarde o temprano llegues a sentir cierta insatisfacción contigo misma.

Ser mamá y tener un empleo es posible si sabes cómo organizarte y priorizar cada situación, ahora en día, son muchas las mujeres que logran mantener un equilibro y claro que tú también puedes lograrlo.

UNDER THE ROOF