The Project Station

Como darle el mantenimiento adecuado a tu baño ¡Dile adiós al moho!

13

Un baño limpio habla excelente de ti, mantener esta área de nuestra casa impecable es algo tan necesario, pues estar en un lugar higiénico, que huela bien y esté bien cuidado nos transmitirá un estado agradable al momento de utilizarlo.

Pero uno de los principales problemas y dolores de cabeza en cuanto a limpieza de baños se refiere es el molesto moho, este suele aparecer en las juntas de los azulejos del baño, cerca de la ducha o de la bañera, esto se debe sobre todo a la falta oxigenación, ventilación y exceso de humedad, y claro como el baño se utiliza todos los días, por ello es una zona bastante húmeda que está en constante contacto con agua y que resulta propicio para que proliferen bacterias, hongos y por supuesto el moho.

Para que mantengas un baño siempre impecable te brindamos las siguientes recomendaciones:

Para desinfectar la suciedad que es producto del jabón, shampoo, aceites para el cuerpo entre otros sustancias, los cuales se acumulan como manchas blancas y amarillas que terminan convirtiéndose en moho, es recomendable utilizar detergentes con propiedades desinfectantes que eliminen los posibles focos de infección, los cuales se aplican en la superficie que se quiera limpiar, dejando actuar por unos minutos y luego con la ayuda de una esponja frotaremos hasta aclarar la superficie con abundante agua.

Utiliza masillas protectoras para rejuntar los huecos de los azulejos que haga que el agua resbale y no penetre, evitando así, la absorción de manchas. Para acabar de sellar las juntas también puedes aplicar siliconas con propiedades fungicidas.

Para limpiar la ducha o la bañera debemos utilizar también un desinfectante adecuado que no sea corrosivo para sus materiales y que se pueda dejar un rato actuando sobre su superficie, lo mismo sucede con la cortina de ducha, o también tienes la opción según el tipo de material de la cortina de lavarla en la lavadora y si hay manchas de óxido habrá que buscar un limpiador adecuado, el agua fuerte limpia todo tipo de manchas pero si se abusa de ella acaba por estropear el esmalte de las piezas.

En el caso de los grifos que suelen ser de acero inoxidable la limpieza resulta más sencilla, utiliza un buen desinfectante y quedarán como nuevos.

La limpieza del lavamanos debe ser mucho más delicada pues es donde hay más residuos y bacterias, en este caso para su limpieza puedes hacer uso de un cepillo de dientes o similar para las uniones y las esquinas. También para limpiar el espejo, usemos un paño que no suelte pelusa, o con papel de periódico que es ideal para darle brillo.

En el caso del inodoro también existen distintos tipos de desinfectantes, pero el más utilizado y muy efectivo sigue siendo la lejía, rocía en su interior el desinfectante o lejía por unos minutos y luego con una esponja específica para inodoros frota hasta quitar toda mancha y para finalizar la limpieza de nuestro baño friega el suelo para que el baño quede impecable, preferiblemente con agua caliente y un poco de jabón, el agua caliente es mejor para disolver manchas que la fría.

¡Y listo, tú baño quedara reluciente e impecable!

UNDER THE ROOF