Successful People

“Mi inspiración es el día a día”

rivera-02

Entrevista con Roberto Rivera
Así lo demuestran las obras de Roberto Rivera, un salvadoreño que ha dedicado 8 años de su vida a explorar su creatividad en las ramas de pintura, escultura y diseño de interiores. Sus obras dan la bienvenida a todo aquel que desea conocer más sobre su arte, en su estudio ubicado en una zona exclusiva de San Salvador.

Este se identifica por plasmar vivos colores, una fuerte presencia del género abstracto, acompañado de elementos geométricos y trazos enigmáticos; en esencia, refleja el espíritu apasionado de este joven artista, quien se describe a sí mismo como “alguien bien entregado a su profesión, bien involucrado y detallista, que no descuida nada de lo que produce y trata de hacerlo lo mejor posible, con la calidad y entrega que se merece cada proyecto”.

Pese a que su primer contacto con el mundo del arte fue cuando trabajó en el área administrativa de una galería de artes en la capital salvadoreña, Roberto descubrió su vocación artística al conocer al artista mexicano, José Rivelino Moreno Valle, de quien adoptó las claves para desenvolverse en las artes plásticas.

“Su forma de crear, ver su arte como negocio y cómo él se desarrolla, fue fundamental”, expresa Roberto, mientras comenta a Under the Roof los factores clave que lo inspiraron a ser artista, tal cual son el binomio arte – negocio, sin que por ello el arte mismo pierda el valor que tiene, la calidad y la mejora continua de su estilo en sus obras.

A simple vista, en el estudio se respira su sello personal. Detrás de su escritorio se pueden observar un enorme cuadro con trazos, que según su creador, surgen para completar parte de sus acrílicos. En realidad es una escritura ininteligible, pero que vistos subjetivamente por el lector de su obra, lo lleva a creer que son frases que poseen un significado especial.

“Por ejemplo”, comenta Roberto, “para alguien que está enamorado leía algún verso que lo relacionaba sobre cómo se sentía anímicamente. Y lo curioso que yo escribo un trazo mío, muy rápido. Y la gente cree que lee cosas cuando realmente no dice nada”, expresa Roberto, sonriendo.

Siguiendo una dirección contraria a las agujas del reloj, se puede ver una silla colgada en la pared, boca abajo, cuyo propósito para lo que fue creada es relegado; esta pasa a formar parte de la creatividad del autor, como una forma de ir más allá de los límites de la realidad cotidiana, los límites como artista.

A un lado de ella, se encuentran los afiches de sus intervenciones en exposiciones y eventos especiales, los cuales se convierten en la carta de presentación de su trayectoria profesional como Roberto Rivera.

Este artista emergente, autodidacta por excelencia, incursionó en varios cursos sobre el arte en Argentina y en el Centro Nacional de Artes (CENAR). Obtuvo un Máster en Arquitectura y Diseño de Interiores en Madrid, lo cual define mucho sus obras por la geometría que las caracteriza. “La gente me ha dicho que mis bases son de arquitectura. Y esos han sido mis estudios que me han ido complementando”, concluyó Rivera.

Al recordar sus idas al extranjero para perfeccionar su arte, revivió una experiencia acaecida en el país del famoso artista plástico, Leo Messi, que fue muy estimulante para ser el artista que ahora es.

“Cuando yo estaba en Argentina y quise dedicarme a esto, recuerdo que iba caminando, y encontré botellas y otros objetos; vi algo realmente que me hizo decir es lo mío, que puedo transformarlo en algo y a la gente le podría gustar. Voy a dedicarme a esto. El hecho de crear una experiencia en la gente, de crear esa sensación creo que ha sido bien importante para mí”. Así, reconoce que es muy sensible a ver mucho más allá de lo que las personas ven en su vida diaria, su actitud observadora, le ha permitido encontrar inspiración en el día a día de su trayectoria artística.

Durante su proceso creativo, él identifica fácilmente la influencia de artistas extranjeros tales como Rivelino, Jean-Michele Basquiat, Andy Warhol y Olga Sinclair. “Todos ellos son personas que sí han aparecido dentro de una etapa de mi vida como artista”. Además de sus viajes fuera de El Salvador.

Mientras Roberto platica de manera intensa cómo se fue desenvolviendo como pintor, escultor y diseñador de interiores, observa de vez en cuando sus proyectos que cuelgan en la pared que está frente a su escritorio.

Estas obras son la prueba fiel de su participación en varias campañas publicitarias, algunas de carácter mundial, como la realizada por la compañía Pepsi, denominada The art of football. En esa oportunidad, Roberto formó parte de un grupo selecto de artistas, que intervino fotografías de los exponentes del fútbol de cada país, en este caso para El Salvador, Mágico González y Frank Velásquez, con los colores emblemáticos de esta bebida.

En relación a su trabajo con empresas, reconoce que ha llegado a formar una especie de alianzas con algunas de ellas, donde la marca personal Roberto Rivera es el valor agregado en el lanzamiento de los productos o servicios que aquellas ofrecen. “Lo interesante es que hay muchas marcas que están contactándome, bajo la figura de crear alianzas, como por ejemplo, Suprema, Movistar, Samsung, Adoc – Heartland” y dos rotativos de mayor circulación en el país.

Ya sea en el mundo publicitario o en el arte, no hay duda que Roberto Rivera sabe que su mayor inspiración la encuentra en su vida diaria. “Colores formas, texturas, cosas que están puestas en alguna forma, lo veo de una forma y bajo ese concepto que yo lo retomo en un papel” hasta culminar su idea creativa en toda un proyecto de arte que inspira a otras personas.

No te pierdas la continuación de esta entrevista con la trayectoria de este joven artista y su visión de llevar el arte al hogar y a la oficina, tips sobre decoración, como también, su modo de compartir su experiencia a las futuras generaciones. ¡Espéralo pronto!

UNDER THE ROOF